sábado, 3 de junio de 2017

TRES TAZAS


Tal dia como hoy comenzó una etapa en la que comencé a subir, en que después de regodearme en mi fango, ( efectivamente estuve tanto en el que ya lo consideraba mio) y que me pisaran la cabeza en el demasiadas veces, pues ya me parecia que tenia dependencia de ello.... Pero bueno comencé esa etapa que ya me empezaba a tocar algo mejor. y aunque tuve que salir comiendo de mis miedos y fobias cotidianas . Para fraseando a uno de mis profesores de de matemáticas de primaria, de esos que respetabas y que mas te enseñaron como personas,a la par que en su materia, solía decir mucho.... " ¿No quieres caldo?, pues, toma tres tazas", una frase que en principio tomas como castigo o regodeo de alguien que solo quiere darte una lección de autoridad, pero que con el paso de los años, reconoces como lección de humildad y aprendizaje... A lo largo de mi vida, he tenido que lidiar, con esas tres tazas de realidad correspondiente... no quería pertenecer a la construcción y me toco tocar varios palos del gremio, no me veía tocando mierda y me toco hacer varias arquetas y desatrancos de pocero, no me gustaban los centros comerciales y tuve que quedar en uno si para ver a una amada y después la vida me dio otra taza mas, al encontrar trabajo en el gremio de la seguridad y darme un servicio en Vaguada, allí me tuve que comer los miedos a lo nuevo, el miedo a las grandes masas, el miedo a los rangos de autoridad, el miedo a los que van a delinquir y tu eres su enemigo y el miedo en general a ejercer otro nuevo gremio profesional... Allí, conocí a un reemplazo de personas que han marcado mi vida y están dentro de mi persona ya, gracias a ellos pude superar todas esos obstáculos profesionales y ordenar mis demonios internos, formamos una pequeña familia, que aunque ya ha mermado con el paso del tiempo por esos caminos que nos da la vida, aun tenemos conexión en el sentimiento que cultivamos, me ayudo a tener ese sentimiento de compañerismo en el gremio que da un uniforme conjunto y a respetar este trabajo y por extensión a todo uniforme de autoridad del estado.... Me ayudaron y me dieron amistad, compañerismos, días de grandes charlas y confidencias, paseos interminables por los aledaños de nuestro servicio, hablando de cosas banales o de cosas importantes, de amoríos o de desamorientes, de trabajo y de sueños futuros, de apoyarnos cuando teníamos que intervenir, sin que pareciera que intervenias, de cubrirnos en desfases o de cubrirnos para que nuestra autoridad dando información pareciera mas seria para el que la recibía, salidas en quedadas, confidencias, risas , lloros y todo lo que se puede llegar a tener en una verdadera amistad... además, de ayudas para conseguir el siguiente trabajo, Manu o Monse, me dieron mucho en ese menester y se pegaron a mi corazón en mas sentimientos.... luego tuve mas tazas, de esas que las que hablaba en principio, luego tuve que seguir tragando algunas cosas de esas fobias pero ya seguro de lo que hacia y siempre dejando claro quien soy como persona y dejando huella en los ue me conocen, ya paso el tiempo que llegue a amar el fango en el que me hundieron... Gracias a esas personas que conocí esos días, gracias a las almas que se dejaron ver como eran en su forma mas amigable. La lección que comentaba de mi profesor, Don Juan, era esa, si te quedas en lo que no te gusta, no avanzas ni superas, si te obligas con alguna dosis mas de eso que te aterra, seguramente lo superes o le tomes en la medida correcta aprecio a algo que desconoces y que te ayuden a ser la persona que eres realmente.