miércoles, 8 de febrero de 2012

DENTRO DEL LABERINTO



Es fácil de ensalzar la soberbia cuando se habla de sectas, religiones, timos y embaucadores.
Quien no suelta un "a mí no me lo hacen"... ó un "es de tontos caer en esas cosas". Pero la realidad es que a cualquiera nos puede pasar, si tenemos en cuenta "El momento", "La situación" y "Las circunstancias”. Todo entrecomillado por lo relativo de esas situaciones.

Si resulta que te crees en desgracia y viene alguien que apenas conoces y te presta su ayuda que crees desinteresada y una preocupación desmesurada hacia tu situación. En un principio vas a desconfiar o tomarlo a broma, más si la vida te esta apretando en cierto momento y la ayuda que te proporciono está siendo fructífera... Empezaras a tener un grado afectivo leve hacia esa persona o institución. Y esta será tu perdición pues pronto empezará a extender sus "tentáculos" para agarrarte y adsorber tu persona.
Como ya he dicho alguna vez, "No hay mejor esclavo, que el que se siente atado sentimentalmente a ti”... Pues se dará en cuerpo y alma a los deseos de la persona ó institución en sí. Más tarde si hay dudas de la "causa" se encargaran de disuadir con mentiras en principio y con violencia más tarde pues una vez cohibidos los actos de alguien es fácil seguir teniéndolo "preso" con maltrato psicológico pues su miedo es físico.

Hay que tener en cuenta que para hacerte participe en acciones, primero te tienen que crear un pensamiento afín y algo simbiótico en forma de pensar... Te empiezan a meter la idea que todo se hace por bien común y se empieza a nombrar todo en plural y en segunda persona. (Nosotros, nuestro, somos, tenemos, etc,etc...) Y al final se termina dentro del "roll" siendo participe de ello. Amistad, Familia o compañerismo es lo que resalta a la hora de hablar en este sistema "Patriarcal" que te termina destruyendo.
Una vez prima este pensamiento se empieza (como en las mafias) a parecer que te cuentan entresijos de la entidad o de personas concretas de la misma... Una especie de confianza que les lleva a hacer actos digamos Prohibitivos o que conllevan delito para hacerte cómplice del engaño o del acto. Esto vuelve a crear en el individuo un grado de afinidad mayor y se aseguran que no puedas denunciarlo por estar dentro del acto en cuestión. Ni que decir tiene que no te enteraras de "Todo" en realidad y de nada que les pueda comprometer en grado mayor. Aunque creas que si, esa confianza solo es para llevarte dentro de la fila hacia su redil.

La cosa se agrava cuando empiezas a ser dependiente económicamente de núcleo de los embaucadores... Lo que en un principio podría ser bonanza y puntualidad monetaria, pronto (y ya dentro de su sistema) dejaras de tener solvencia y teniendo que quedar para cualquier acto que hagas pues así te tendrán mas atado y se enterarán de más cosas sobre tu persona. No te faltara nunca aunque siempre estarás adaptándote a la situación de "no tener”.

Como ya eres dependiente, y lo saben casi todo sobre ti... Es fácil seguir con el maltrato psicológico con pequeñas coacciones y sobornos que te harán tenerte siempre dentro. Esto en un día a día se hace tortuoso pero llevadero por la inercia de lo cotidiano

Casi sin darte cuenta:
Te encuentras pensando en "ellos" todo el día, tus actos los relacionaras o condicionaras a esa institución o persona.
Te veras haciendo cosas que no quiere hacer, pero que te hacen sentir mal por no hacerlas. Te darás cuenta que todos desde fuera, ven las cosas de otra forma a las que se instauran en la pantomima que vives. Sufrirás si las dudas o las certezas entran en ti por saber "verdades" que como revelaciones empezaras a ver pues los engaños son apreciables.
Y sobre todo sentirás dolor y al salir de ellas con represalias y al tener que volver a reinsertarte en una vida normal... (Vamos con la libertad relativa que vivimos pero que ni siquiera tenias cuando estas dentro de su templo)