sábado, 1 de febrero de 2014

EL PETISSO OREJUDO


El “petiso orejudo” tuvo el dudoso y horrible honor de ser el primer “serial killer” infantil. Con apenas 8 años comenzó una serie de asesinatos de otros bebes y niños de menos edad que él. (Todo ello muy bien ilustrado en el film “el niño de barro” con Maribel Verdú) En su juicio le declararon “imbécil”, por no tener capacidad de notar sentimiento por sus actos. No sabía si lo que hacía estaba bien o mal, no le estimulaba ningún placer ni le producía pena o arrepentimiento por sus atrocidades. Ahora me pregunto hasta que punto podemos llegar a ser nosotros “imbéciles” pues hay de dos tipos … hasta que punto estamos anestesiado de sentimientos en nuestro declive. Esta el primer modo, como el citado ser (Petiso orejudo) de los que por modo innato no dejan de hacer maldad a sus semejantes y que por inercia y poca decencia les da igual hacer daño o tomar decisiones que dañen a sus prójimos por nepotismo o maldad. Aunque para mi estos sí que tienen un orgasmo o se sienten superiores cada vez que actúan. Esta también el segundo modo, en el que por sentimiento hacia una persona, cosa o institución de deja mangonear y hacer daño hasta el punto que el dolor es costumbre y por lo tanto se hace necesario para el individuo. Gente que acepta vivir situaciones que de primera mano y desde fuera nunca aceptaría pero que aunque le dolieran al principio ya ven con normalidad. Todos tenemos un poquito de “Imbéciles” y pocos salen de ese roll… pocos se arrepienten del mal que puede llegar a hacer a sus circundantes, así como pocos se dan cuenta que están viviendo situaciones de desespero y autodestrucción. El “Petiso orejudo” pasó su vida entre rejas en una penitenciaria Psiquiátrica hasta que murió a manos de los demás presos, por matar una mascota común. La moraleja es que le llego su “san Martín” como buen mal bicho. La contra moraleja es que murió con demasiado tarde (51 años), ya que no era re insertable ni tuvo nunca nadie que lo apreciara o hiciera cambiar, muy triste la verdad. Y como cada caso, también habría que ver por que se es de cierta forma, ya que el chico nunca tuvo hogar, cariño o nada parecido en su defecto recibió malos tratos, enfermedades y desidia.