miércoles, 7 de mayo de 2014

AUTOCRITICA


Ayer lo comentaba y hoy me ha ocurrido una de esas pequeñas cosas que me ayudan a desarrollar la idea. En el colegio de mi hijo, han “puestos” un conserje nuevo, en sustitución por vacaciones del titular, y parece ser que por jubilación el primero heredará el puesto, en pocos meses… La cuestión es que entre sus “que haceres” diarios, A la 1:55, debe abrir las cuatro puertas del colegio, tres de ellas con dos alas enrejadas. Ayer este señor orondo, y sudoroso y al ver que el lunes nadie le recriminó, empezó a tomar por costumbre abrir solo una de estas “alas” de las puertas dobles, parece ser que es demasiado trabajo para él, dejarlas abiertas las dos, como el antiguo conserje hace desde hace años. Parece ser que con vagancia omite su responsabilidad, porque esta terminante mente prohibido dejar un ala móvil anclada en un paso de personas en un sitio público, con mas “inrri” si estas puertas son barrotes con salientes … tampoco habrá ido a los cursos que se supone que un puesto como ese requiere en riesgos laborables. Hoy el enchufado a dedo ha obrado igual, y según ha terminado le he recriminado mientras abría la puerta que impedía las afluencia normal de público al centro… El sudoroso y desidico personaje se me ha encarado, diciéndome que “¿Por qué tu lo digas? O ¿desde cuándo? De muy malas formas, pues parece ser que es un “tajo” excesivo para su cuerpo en sobrepeso. Aprovechando que tenía que ir a dirección y por la mirada de chulería que me ha lanzado desde su cómoda silla en su oficina, pués le he sugerido a Rafa el director, que el trabajo estaba a medio hacer o si por el contrario se puede dejar una peligrosa puerta en el paso de niños corriendo y padres con la comida calentando (que demagogo soy cuando quiero). La autocritica, es simple: Primero que en España y sobre todo en los pueblos queridos el enchufismo y el “a dedo” se sigue utilizando más que nunca. Aunque por desgracia no se esté preparado o se pase por el forro su obligación como trabajador. Eso a pequeña escala se llama Trafico de influencias. Segundo, en España siempre ha habido personas que han vivido del estado y hemos abusado demasiado en muchas ocasiones. Es el ejemplo que ponen los empresarios, para meternos por el culo todo tipo de propuestas para flexibilizar el despido. Todos tenemos derecho al amparo y a una estabilidad, pero con gente como esta que como el conserje, tiene que barrer 10 hojas y coge 6 y las otras 4 las oculta por no agacharse, hay miles en este bendito país…. Gente que se da de baja laboral por nimiedades físicas o psicológicas, que se tocan el bolo a dos manos, que se cogen el día por llegar de juerga a su puesto o que se pasan el día puestos de cocaína en un sitio cara al público o que se dedican a ligar más que a vender o a cumplir su trabajo… estos, son los que dan pie a que la tremenda mayoría de Españoles estemos aguantando Reformas laborales y despidos procedentes por haber variado las leyes a favor del empresario. Siendo grandes trabajadores como somos , hemos sido y seremos… Me apena ver como gente “capáz” es desechada por enchufados o por gente que no tiene aprecio a su servicio como profesional. Me apena ver como gente muere pena o de impotencia por no trabajar para que los puestos se los lleve un “primo” un “sobrino” o un” amigo” de su puta madre a caballo … Porque esa es la autocritica, la que me permite en perspectiva el ver como hay gente que desprecia la suerte de tener un empleo, porque le han jodido la vida de vago que llevaba por ser familiar de alguien…. Y buenos trabajadores en casa “buscando, mirando” o despedidos por una miseria y tan fácil como chasquear un dedo un déspota que lo trata como a un trozo de carne que dá beneficios. Ni que decir tiene que se ha ido fino el seboso conserje por contestarme, pues por desgracia una chispa hace falta para que nos perdamos sin estribos los indignados.