jueves, 6 de marzo de 2014

SI NOS TUBIERAN MIEDO


Llevaba unos días dándole vueltas, pero me parecía demasiado “subido de tono” el plasmar esta propuesta escrita. Idea que viene acrecentada por un videoclip de un grupo que por lo general es de cariz cómico y unas palabras expuestas por mi amigo virtual Víctor (el ovejo), en la que se preguntaba que si hubiera una catástrofe terroristas que porcentaje de “mala personas” caería en dicho terror. ¿Hasta cuándo y cuál es el tope de nuestra capacidad de aguante? ¿Cuál es la raíz para que una persona se llegue a aprovechar de la necesidad de la gente? ¿Cuál es la moral deteriorada que induce a alguien a aprovecharse de un cargo de poder ? en una escala desde un pequeño rango en una empresa ,hasta un rey o presidente de lo que sea. ¿Cuándo toda esta gente ha perdido el miedo a la justicia de un país llamado y autodenominado DEMOCRATICO?. ¿Por qué aguantamos y parecemos narcotizados al dolor ajeno, (que ya en malo), pero al propio? Es absurdo y de imbéciles. Lo que propongo es que toda esta gente de verdad le tenga miedo a ejercer sus fechorías. Que si un presidente de gobierno, ministro o cargo electo, cause dolor y sufrimiento a tantas familias, se lleve lo que merece (y ejemplos los estamos teniendo con este y el anterior mandatario del país) Que si unos directivos de eléctricas, carburantes, farmacéuticas y seguros, dejen de servir el país que les da libre mercado, con tarifas abusivas y penalizaciones absurdas, también lleve su merecido. Que si los directivos ya nombrados en el anterior punto, hagan imposibles las reclamaciones por abuso, bajas de servicio y no den posibilidad de pagar las deudas por impago a los que de verdad no puedan pagar por insolvencia, Leven su merecido. Si cualquier cargo público añade sus “que haceres” la malversación, el tráfico de influencias o simplemente el robo de dinero público, y no lo devuelva, lleve su merecido. Que si por mayoría absoluta, proponen leyes que nos afecten a todos tanto como para que nuestras vidas o nuestra dignidad sean mancilladas o apagadas, lo consulten en referéndum, y si no, que lleven su merecido. En definitiva que puedan pagar con sus vidas haciendo un emotivo y honorable harakiri. Ya sea profesional o real, porque no infundo violencia con mi articulo pero mi pregunta es simple. ¿Qué pasaría si de verdad tuvieran miedo los “hijos de puta” a pagar en esta vida los sufrimientos que infunden a los demás? Ya que la justicia no existe, ni la divina, ni la humana, ni dioses, ni karma, ni jueces terrenales. ¿qué pasaría si fuéramos tan civilizadamente incivilizados de implantar una pena dolorosa o determinante a todo mal nacido incívico y desvergonzado que cause daño? Y nada de dictaduras extremistas de izquierda o derecha que se ocuparían de “ajusticiar” a los que no piensen como ellos, me refiero a implantar justicia al “hijo de puta” en “si”, sin depender del color político, raza, religión o tendencia sexual, el que nace “mal parido”, “malparido es, por temprano que se levante y por estar afiliado a una u otra tendencia. ¿Que pasaría? Y no induzco a una revolución a la francesa, aunque se podría. Y no induzco a hacer daño a nadie, aunque se podría. Solo lo pregunto, solo lo pongo en un papel, pues ideas no faltan por lo que oigo en la calle, solo que eso, nos faltan huevos y pasamos del tiempo del bienestar social al acomodamiento al infierno por miedo a perder lo poco que tenemos. Con miedo los que mandan están haciendo lo que quieren de nosotros y solo somos números con cuenta corriente para saquear y mantenernos esclavos de nuestro propio miedo a perder esas limosnas ganadas con potencial de producción proletario. Quizá este demasiado enfadado o indignado, pero se me pasara seguramente…