domingo, 20 de marzo de 2016

ENTRE LA HIEDRA ( En cínicos e hipócritas)


Es el mundo de de decir una cosa, hacer otra y criticar a los demás por no hacerlo y que no ha hecho por simple nepotismo o altivez despótica individual... vamos, por que les sale de los huevos. Los mayores ejemplos, los tenemos en el mundo de la carretera... El que aparca en dos sitios, para que no le marquen el coche, a la hora de abrir la puerta, es el que te raya el coche, cuando ve que alguien lo hace.... El que, mientras te pasa dos horas aparcando en tu barrio, él , lo hace encima de aceras, o en gruesas y visibles tallas amarillas, y ya no es que aparquen, es que el dia que haya una desgracia y ambulancia o bomberos, no puedan pasar a ejercer su trabajo con celeridad y muera alguien... esos serán los que se echen las manos a la cabeza, poniendo a parir a los que esa noche imiten su acción diaria. El que en un paso de cebra aparca, haciendo que los viandantes tengan que esquivarlo, y les da igual, que sean ancianos con motricidad reducida, discapacitados o ciegos... que mas dá, tengo el cajero al lado y tendría que andar tres pasos mas. Los que en una avenida aparca en doble fila, para una gestión, en paralelo a otro iluminado que ha echo lo propio, pero en el lado contrario de la via... no se fijan que han dejado la via doble en una simple, obligando al flujo de coches a esquivarles... pero que mas dá, que es que andar y dejar los coches bien, es de pobres o gente inferior. Los que te pitan, según el semáforo cambia de rojo a verde, sin que un segundo de demora les joda sus imprescindibles planes, son los que se pasan los 12 segundos poniendo un Wassap y se mosquean por que les pitas.... esos son los mismos que se enervan cuando no te saltas ese mismo semáforo en ámbar, quizá porque tenga que poner yo un wassap, tan importante como el suyo. El que te aparca detrás, por que es “solo un minutico”... es el que se le ha hecho eterno eso minutico y llama a la policía en el mejor de los casos, cuando no, se lía a voces o ladridos varios... Tan irritables como el que llevar diez minutos pitando y que salga de echar un polvo de media hora ( por ejemplo) y decirte... “que pasa, que no sales por ahí” o “ no ha sido para tanto” ( supongo que esa frase le habrá dicho su pareja sexual, después de la media hora infructuosa) Y cosa tan absurda, en barrios que difícil es encontrar un sitio, que alguien aparque en doble fila, delante de un hueco vació, si como lo leéis, delante de un hueco, si no lo vas a utilizar, déjaselo a otro, fácil verdad? Pues no , hay quien lo hace aun. Los que por el carril de en medio conducen como tortugas, y les estan adelantando por los dos lados, no slo molesta, si no, que cuando les sobrepasas a una velocidad normal, que no rompe ninguna regla de trafico, se te pican y aceleran por, no se que, orgullo, pues ya lo han perdido durante todo el tiempo que han usurpado una vía y despreciado la que ellos tendrían que ir. Los que te comen el culo, por llevar mas prisas que tu, y te acosan, pudiendo ocasionar un accidente. Son los que cuando el accidente ha ocurrido, eludirán las culpas aludiendo a la torpeza del acosado. El mundo del coche es sinónimo de actitud de vida, todos pecamos de cínicos por creer que la culpa es de los demás, dando lecciones y consejos, pero a la hora del dia a dia, nos convertimos en hipochritas por que ejercemos de victimas o verdugos a la hora de ejercer. Esto lo extendemos a todo en la vida, el amor que descuidamos al nuestro en muchas ocasiones, pero damos ejemplo por las redes sociales, poniendo fotitos con frases presumibles. En política defendiendo el robo, camuflandolo por ideología y roban con la premisa del “y tu más” o “tu lo hiciste antes” pero al final, terminan siendo igual que los que han acusado. En Trabajo, que creemos ser los mejores trabajadores, y los que mas beneficios da a una empresa, mientras te estas permitiendo parar decenas de minutos cuando te viene en gana o haces mal tus “ que haceres”. Como padres, que a mas quieres acercarte a tus hijos, ellos te huyen.... Algo estamos haciendo mal en todo... cuando no estamos a gusto con el prójimo, imponiendo nuestro bienestar personal al civismo diario