sábado, 30 de abril de 2016

DEJEMOS DE SER MUNSONS


En muchas ocasiones, tenemos que utilizar símiles, o metáforas para explicar situaciones o excusar acciones... Y nuevamente tengo que echar mano de mi odiado fútbol para que poner en marcha neuronas dormidas en muchos por no ver las situaciones o hacer que su “Orgullo baturro” se disipe y entiendan la realidad. Un jugador hace unos meses, echó la culpa de todos los males de su equipo al estado de forma de sus compañeros.... “ Si todos estuvieran a mi nivel, estaríamos en otra posición”... efectivamente y a excepción de los hacerrimos, a los demás mortales nos desvela la pedantería y egolatría de quien dice esas palabras ( por si no os acordáis, es el mismo que dijo que le tenían envidia por guapo y rico). Dicho esto, ¿que pasaría si en un vestuario, se hicieran distinciones entre deportistas?, ¿si se creyera que por estar en el lado de “élite” o de antigüedad, se aposentaran en ser mejor que los demás? ¿Se creyeran que lo tienen todo hecho? ¿Que pasaría, si el bando de los nuevos o de los suplentes se ofendieran y remaran a contra corriente? ¿Salieran con menos ganas o ímpetu? Pues si, ese resultado que os imagináis, es lo que se viviría, habría roces , discusiones y malos royos en general, y el equipo se iría a “hacer, un viaje sexual con tendencias homo” o como se dice vulgarmente, se iría a tomar por culo, por si no lo entendisteis. ¿Entonces? ¿por que en todos los ámbitos de la vida, al igual que en el caso deportivo que acabo de describir, somos tan pedantes, solitarios, incívicos y mal intencionados para todo? En un vecindario, en una empresa, en una comunidad, en un país, todos tenemos que aportar, cada uno en su especialidad, y con la misma ilusión e ímpetu para que las cosas avancen, haya beneficios y todos vivamos mejor. Y si muchas partes o secciones del mismo equipo pero con distintas miras o formas de pensar, se tienen que poner de acuerdo para limpiar, o echar lo que esta manchando, lo que esta pudriendo, el conjunto, se hace y cuando todo este bien, ya se podrá tener debates de ideología o de programa , pero o esencial es Romper con lo que esta rompiendo la convivencia global entre hermanos, vecinos, compañeros de trabajo o “ de viaje sexual con tendencias homo”. Cuando aprendamos que fallos tenemos todos y que no somos tan buenos como creemos ser, si no señaláramos tanto a quien lo hace mal, cual Perea o Arbeloa, y nos esforzáramos en ayudarles o hacerles comprender que no encajan en el grupo... las cosas se harían mas fáciles para un final en gloria, para un desenlace bueno para el conjunto de la lucha común.... pero mientras alimentemos “Egos” desmesurados y defensas cerradas en ideas, la distancia social, se irá haciendo mas grande creyéndonos unos mejor que otros y echando las culpa propia a los demás, pues si perdemos, perdemos todos por grandes que seamos.