martes, 23 de abril de 2013

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS Y FUERON BUENOS AL ENCONTRARLOS


A veces los sentimientos plasmados en el papel dependen de la mierda o de las bondades que tengamos en la cabeza, otras dependen del corazón y las tripas… pero siempre son sentimientos verdaderos que el escritor quiere que sepamos. Hasta el domingo de hace dos semanas, e incluso días sueltos después, si hubiera escrito algo, seguro me hubiera arrepentido de plasmar muchas de mis palabras aunque si las pensaba y sigo reafirmando mis mas ocultas sospechas en muchas situaciones… Como escribí hace poco, me está pesando demasiado esta maldita edad que se antepone lo material y lo visceral a lo sentimental, que aunque siempre ha sido así, nos podíamos refugiar en reductos o burbujas en las que creímos que no nos afectaría nada y hasta estando mal creíamos estar mejor que con algo mejor, solo por costumbre o por afinidad a ese dolor. Como digo, el dolor extremos y las dificultades, en casos insoportables, que estamos pasando con esta crisis nos lleva a sentir cosas que nunca creímos sufrir, que nunca sospechábamos que teníamos en la cabeza , Odio, Celos, recelos, anhelos a demonios , afinidades a malas gentes estaban a la orden de mi día a día… al ver que por mucho que pareciera que “somos Solidarios” lo que prima es las incomprensión y las zancadillas mutuas que nos hacemos y que si antes era por llegar a un buen puesto de trabajo o afincamiento de algún tipo de poder, ahora nos mordemos por mantener un puesto laboral, o solo creer estable algo que se están encargado que no lo sea, nuestros propios gobernantes… Por miedo a perderlo o algo peor. El que tiene algo que cree intocable, no entiende al que lleva el miedo diario a despedirle, el que trabaja 11 horas diarias en condiciones deplorables le dicen que al menos tiene trabajo, el que le pagan tarde mal y nunca le dicen la misma sandez y el que no tiene nada es un vago que no hace lo suficiente por tener oficio. Me gusta de siempre regocijarme un poco en mis desgracias, siempre me ha servido, como silicio para una sana “sangría” de sentimientos y cuando mi ánimo estaba en orden me era de buen provecho, pero ahora la situación estaba arrollándome y en mi mansión solo había dos cristales sin romper y hace poco me los rompieron en forma y en modos. Teniendo así que refugiarme en los sótanos de mis dominios… ya digo es fácil decir que hay que levantarse y seguir, pero muy difícil si mes a mes (y durante cuatro años) te estén pasando cosas de distinta índole que te lo impiden. Nadie entiende cierto estados de ánimo que impiden hacer muchas cosas, hasta que no los pasa, que entonces se convierten en los pesares insoportables que son … “Nadie sufre tanto como nosotros, ni nadie lo pasa peor que nosotros” , somos así de engreídos. El caso es que hace dos semanas vi la entrevista de José Luis San Pedro de “salvados”, el ánimo que tenía era cercano a la podredumbre que reina, y escuchas a alguien que está por encima del bien y del mal, sin ganas de impartir controversia en sus palabras pero a la par con toda la libertad que te da el creer en cosas plurales , en pensar en los demás que tienes al lado antes que en uno mismo y con la sabiduría que te da , la experiencia de los años y la amplitud de mente de alguien que ha estudiado , leído y aprendido de todo ello. Me clarifico la mente, ya no sus pensamientos sobre el estado del estado, o de la formas que tiene el Poder de manipular o cambiar a las personas y que nadie estamos exentos de de pasar de oprimido a opresor, o de lo vasallos que somos sin saberlo en muchas ocasiones, o de que el capitalismo sea una opción quemada que se tiene que cambiar pero que es difícil por estar instaurada en nuestra forma de vida de hace décadas…. Todo eso se podía estar de acuerdo o no con él… Me refiero al extraer culpa de nuestras posibilidades en la debacle del mundo por utilizar los medios que te daban y a la par de haber sido nosotros mismos los que somos consecuencia por omisión del problema. De cómo tenemos el deber de vivir por los que nos quieren y necesitamos. Todo ello sin ningún tipo de aversión u odio a nadie pues ya no merecía la pena que el ser humano sea tan irascible e irracional, Daba paz escucharle… Aunque mi interior y mi sangra ya casi madura siga pidiendo sangre en revoluciones globales y personales, por mucho que crea que muchos no merecen lo que tienen ni lo que les dan , o por mucha envidia que se tenga por querer y no poder. Me hizo pensar en lo que cantaba el gran Evaristo “A la mierda Ideologías, ideólogos también” pues el hombre no me pareció un mete ideas solo un guía posibilidades