domingo, 1 de marzo de 2015

RENEMBER TOMORROW


RENEMBER TOMORROW De todo lo vivido anoche, me quedo con las lecciones que me dio mi hijo y con las sensaciones que viví, de la especie de “deja vu” que volví a ver, pero desde fuera y ya calmada la excitación poder escribirlo sin ofender a nadie… Comencemos por poner la escena en la visión de quien lee. Ayer me acerque a ver a un querido amigo, que tocaba en un evento producido por la “Asociación Alba” y “Radio Utopía” para difundir la ayuda a los centros de adopción y acogida de animales… En una sala pequeña pero repleta de viejas amistades y conocidos del rock autonómico, algunos con mucha solera y reconocimiento dentro del mundillo, con gran carrera a su espalda. También Familiares y amigos de los músicos allí congregados con diversas vestimentas que a mí no me extrañaban pero que a un niño de 13 años si le chocó. Era la primera vez que me acompañaba a una salida de este tipo, es decir a un campo que yo conozco y que él nunca había visto y claro le chocaba ver tanta camaradería entre la mayoría de los allí congregados, me pregunto si allí había algún famoso, y le señale a tres que allí estaban, pero que lo eran dentro del rock nacional, no dentro de la “Farándula nacional televisiva”. Luego le expliqué que también había algunos músicos menos afamados, pero con grandes tablas a sus espaldas y con carreras más humildes pero largas. Luego músicos acompañantes, que siempre estarán pero su proyección se quedara en el olvido. Luego Grandes EGOS, que su personalidad, arroyará su verdadera valía como artistas. Luego familiares y amigos de los anteriores, Parejas, hijos, y amigos… pues fans, no creo hubiera ninguno por desgracia, pues el rock a no ser por excepciones o en macro conciertos, no tiene poder de convocatoria… una pena pero así era y es. La cuestión es que el pobre se sintió como si mi padre me llevara a jugar la partida a la asociación de vecinos del barrio, a tomar unos “chatos” y unas “olivas” de aperitivo. Totalmente desubicado y rodeado de viejos desfasados con manías anacrónicas a su edad. Mi hijo viste normal, con lo cual no podía rebatirle las atrocidades, en cuanto a vestuario se refiere… algunas botas a lo “locomia”, colores que destrozarían vistas a la luz del día, parches y tatuajes por doquier, y algún que otro atuendo de heavy noventero, que le resulto cómico aunque no tuve más, que decirle, que la fémina de la pareja me resulto extremadamente atractiva, por los recuerdos de ese “canciller” que llevamos los de mi época dentro. Al final, me le llevé, pues le prometí irnos pronto y el evento empezó tarde y solo lo vi comenzar… pero se me queda la confianza que tiene en mi Angelito, contándome sus sensaciones, no separarse de mí y ser mi acompañante en algo que no es su mundo pero que me gustaría que conociera para futuras miras. Mis sensaciones, pues esas, que realmente éramos mas o menos los de siempre de hace 15 años, pero todos más viejos y algunos se nos notaba demasiado que no nos hemos cuidado. Que sigue habiendo músicos, que su engreída personalidad, solo les ha llevado a no salir de esos sitios, yo no estoy ni siquiera en ellos, quizá por no haber tenido ese “hambre” de éxito, quizá la vida me arranco de esa vertiente de la misma, pero siempre me resultara extraño ver a algunos cantantes y guitarras que quieren resaltar más que las estrellas reales de la noche.Solo resaltar el comentario de un musico sobre otro por las horas de comenzar “Joder con las fotos, quiere salir es todas” Por otro lado y en contrariedad con lo anterior dicho, me encanta y me llena de orgullo ver músicos que con el paso de los años, con constancia y humildad dan sus vidas privadas a su pasión, que son sus instrumentos y el repartir sensaciones con ellos … solo ver a mi amigo Carlos, y como se emocionó al dedicarles una canción a sus mellizos, engrandece esta forma de vida, a la par de ver a su mujer belén que no falta a ninguno de sus conciertos, al igual que la eterna amistad de Ana y Jesús, que les acompañan siempre. Como me he animado siempre, “las buenas por las malas, los amigos que haces por los que te apuñalan” Me gusto el rato, me gusto ver a antiguos compañeros y repartir charla con ellos. Me gusto compartir experiencia y experiencias con quien me quiere. Me gusto reafirmarme en lo peligroso que es el endiosamiento de simples humanos. Me gusto y por desgracia no me pude quedar hasta el final… pero “Volveré Jajajajaja” (Todo estos con truenos y rayos y la voz del conde Dracula de los teleñecos)