jueves, 26 de febrero de 2015

FIGHT FOR SURVIVOL (The churro wars)


Hoy tomando un refrigerio con “The Big Dan” (el gran dani), ha venido un representante de una central de alarmas de esas que no sirven para nada, como ya he señalado varias veces. La cuestión es que me ha recordado lo difícil y duro que es ser “viajante” como antiguamente se llamaba a esta profesión y lo voraz que puede llegar a ser, el intentar vender tu producto con tanta competencia… Al lio jejeje… Hace unos años, El que suscribe, iba a ser el presumible y potencial encargado de un establecimiento de restauración y un par de semanas antes de abrir apareció un personaje tanto extraño, venía a ofrecernos para cuando abriéramos, la unidad de “Porra” a 0´25 €… No nos extraño, pues era inminente la apertura del local y había que ultimar todo tipo de detalles, incluido el manjar grasiento en cuestión. La sorpresa fue dos días después apareció otro sujeto a ofrecernos el mismo producto, al mismo precio, los ojos se desorbitaron, cuando le advertimos de la visita del anterior personaje… muy enfadado y ofendido nos lo ofreció a 0´23 la unidad, contándonos que era su anterior “Churrero” que se había ido a otro establecimiento con algo más de solera en Azuqueca. La cuestión, es que estuvieron viniendo y sin coincidir casi todos los días, rezándonos las virtudes del producto que nos vendían, el porcentaje de grasa, con exhibición de “frote con servilleta” lo gordas y largas que eran cual “aparato” de Nacho Vidal y sobre todo el sabor bien frito… así como todos los defectos del producto contrario y como dejaban mancha y balsa en el café o chocolate que se utilizara de empapé…. Divertido y patético a la vez por emular a “viejas de visillo” baratas, contando hasta vidas personales de uno y de otro contrincante. Estuvimos comiendo porras gratis hasta el día que abrimos y aprovechándonos del bochornoso espectáculo de representación del producto churrero. Una vez que abrimos, nos quedamos con una de las dos opciones, la que nos lo dejo a 0´20 céntimos de €uro… y trayendo en principio 10 unidades que se quedaron en cinco por nuestra poca capacidad de venta en desayunos en los comienzos. Es difícil, esta profesión y en esta época, parece que si no tienes un gran producto, lo tienes que tener barato para que pueda funcionar en cuestión de ventas… yo realmente no sería capaz de vender un producto en el que no creyera de verdad, me pasaba en el videoclub, cuando compraba una mala película y me preguntaban por ella. Y ya saltando a la actualidad, que tipo de escrúpulos, y de corazón tienen o tenían los vendedores de productos financieros a sabiendas que eran engañosos o defectuosos para lo que más nos duele, nuestro dinero ahorrado y ganado con nuestro sudor. BANKIEROS ESTAFADORES