martes, 30 de junio de 2015

BUSCANDO A PICARESCA (Finding Chanchulling)


Esperar y ordenar, es lo que hago cuando algo me pasa y estoy tan sumamente enfadado, que si escribiera en ese momento, destrozaría la reputación de persona moderada que expresa serenidad en sus post… Pues, así pues ya tranquilo comienzo a relatar. En principio tenía que ver la forma, de enfocar el tema y centralizarlo, con lo cual me basaré en la persona que centré mis animadversión y desconfianza en el gremio que él representa y que después de una acalorada discusión y otra al día siguiente más calmada, me hizo recapacitar en algunas cosas, más no hizo que cambiara de opinión general de mis pensares sobre esta gente tienen en común en su mayoría. Aunque la primera la perdí “Por puntos” cual combate de boxeo dialectico, lo cual achaco a lo alterado y agotado que estaba por las circunstancias de días anteriores, algunas en relación y otras no en lo que al dialogo que nos enfrento se refiere, al yo perder algo la compostura y no darle una contestación más coherente aunque más hiriente y satírica como sería más normal. Para poneos en línea con mi editorial, me viene bien un “anuncio Aostiable” de una clínica dental, en el cual al salir de un taller, el eje delantero se desintegra del fuselaje de un coche y la esposa le dice “Menos mal que el dentista lo elijo yo”… Creo que todos hemos tenido algún que otro percance al respecto. Con lo cual mi desconfianza ante este gremio es absoluta y pocos se encuentran en confianza o amistad para que se pueda dejar ciegamente el vehículo. No digo que se haga mal porque sí pero es sospechoso que se te rompan cosas al día siguiente de haberlo dejado en un, o que tengas que cambiar todo un sistema de frenados cada vez que vas a cambiar las pastillas, o que empiece a ir mal algo en el otro lado del coches en el cual nadie ha tocado … La cuestión es que el regente de unos talleres se llevo mi indignación en forma de rabia contenida. Al decirle lo que fallaba (ruido en frene trasero) ya dio por hecho de cambiar Bombines y casquillos. Al increpar puntualizando, que sin verlo ya lo daba por seguro, el ya empezó a puntualizar que nunca dice un diagnostico sin haberlo visto antes, que yo no entiendo bien sus palabras o que las he mal interpretado. Atacó ya directo, ante mi desconfianza en los talleres, que “cree el ladrón que todos son de su condición” mi errónea respuesta fue, que si me estaba llamando ladrón a mi, mas al dia siguiente se lo expuse así, “ si pasas por una calle cinco veces y te roban tres, es normal que pases con miedo por esas calle cada ver que lo tengas que hacer” y ahí fue donde apareció la palabra en captura, por primera vez “Picaresca”. Me sugirió que buscara alguien de confianza para mis arreglos, contestándoles que los tuve, pero por circunstancias actuales tuvieron que cerrar su servicios (os echo de menos, Hermanos Sancho, a los cuatro y también a Alfonso y Oscar… que siempre me atendieron bien) y comenzó para atacar a mis amigos y a mí por sus palabras de alguien (como muchos) que no ha tenido problemas en esta crisis, esos que no han visto dificultad ni merma en sus beneficios mensuales, aunque proletarios como cualquiera, como negocio familiar o fijo en empresa sin miedo a despido. Sus palabras fueron, “si han cerrado, es porque no serian buenos profesionales” y prosiguió con la sarta de demagogias que utilizan los recién adjetivados y descritos en anteriores líneas… “ si no trabajas es porque no eres buen trabajador”, “si no encuentras en porque no buscas trabajo”, “ Prefiero trabajadores gachupines a Españoles” “ los Españoles solo te trabajan hasta las cinco y luego se van al Gimnasio o con la novia” “ No hay profesionales reales en ningún gremio y los que contratas además de no saber, no ponen ganas””La crisis no es tan fuerte como dicen, a mi no me ha afectado demasiado” y ese tipo de lindezas, que dicen los que no han, pero que ofenderían a los seis millones de parados que tenemos en el país, los dos que trabajan por menos de 500 €uros y los millones que trabajan con miedo al despido. Y así se lo hice saber, que hay palabras demasiado insensibles para con su alrededor. Ya comento que aunque si, la dijo de pasada nunca admitió en ninguna de las dos charlas que en su gremio existía el abuso, chanchulleo, robo o estafa, limitándola a llamarla “Picaresca” que es el adjetivo que se dice cuando quieren quitar gravedad a un hecho de estas características, pues muy lejos no lo tienen , así eluden responsabilidad si lo hace alguien cercano. Al comentarle hechos concretos de mi persona, en talleres de la zona, las posibles incidencias se debían a “casualidad” , “Mala suerte” o “manipulados sin intención”… Pero el caso es que si pueden te cambian el máximo de piezas, aunque algunas no sean necesaria su remplaza miento o como ya citamos, tienes que volver en breve periodo por algún ruido o incidencia nueva en la normal utilización del coche que ellos han manipulado para arreglar. Es cuando te responden “A mí me vas a enseñar tu mi profesión” o “ de ll que no sepas no hables” aunque te hayan dado una segunda opinión, o “ los coches cambian mucho de año en año como para arreglarlos fácilmente…. “Joder pero el mío tiene 15 años, ya sabrás, no? El caso es que fue un gran debate a dos días, me gustó el coloquio por la envergadura de lo comentado y que perdí por K.O. cuando nos cobraron 350 €uracos .. “ahora vas y lo cascas que el que tiene el poder por necesidad soy yo” supongo que pensaría… Eso si, se comportaron correctamente, me aguantaron el chaparrón y en ningún caso quiero decir que se practique mala praxis en ese talle, pues así me lo demostraron ¿Por qué fui en efervescente enfado a por el joven mecánico? El dia anterior, comencé a oír ruido en el freno delantero, y los cambié “ipso facto”, el cual me dijeron un precio, y que sorprendentemente no quería esperar eran “9 euros más”. Luego tardaron minuto y medio en quitar las ruedas y escenificar el drama de ”tienes que cambiar los discos, que están muy mal, ¿a que has andado mucho con el ruido?” al negarte a cambiarlos ya te ponen en la factura que no se hacen cargo de ninguna incidencia ni garantía, ( aunque te pongan sin tornillos las pastillas, tienes que aceptar pues •no has cambiado los discos”). Para colmo según saque el coche, comenzó a sonar el ruido en los frenos de atrás, que fue “increchendo” según pasó el día y lo que me llevó a llevarle el coche a otro taller en el que tuve el debate pues si bajo al otro escribiría desde preventiva a espera de juicio…. Realmente si estaban gastados pero los trabajos se diagnostican se enseñan al cliente y se arreglan sin antifaces… Realmente en La picaresca es esa que muchos gremios ningunean pues, seguramente esta cerquita, Políticos niegan sus desfalcos y malversaciones, taxistas en bajadas de bandera o llevando por caminos más largos, algunas tiendas que pesan sin enseñarte el .medidor y el precio marcado, gasolineras que repostan sin control … Y los talleres mecánicos, fontaneros albañiles etc etc, existen estafas de muchos estilos pero los seguiremos llamando “picaresca” porque hay que ganarse la vida aun a costa de quitar a quien menos tiene. Confianza en los profesionales,mas aun siendo gremios que son imprescindibles para el vivir diario