viernes, 5 de junio de 2015

QUE VIENE EL COCO


En otra de las “artimañas” de “mal perdedores” que tienen algunos tras la subida de los partidos emergentes, ha sido en referencia a uno de los sitios donde he servido. Por eso creo hablar en propiedad en lo extenso de mi entrada. Han salido a la palestra de los medios “afines” unas declaraciones del director general del “Club de campo Villa de Madrid” defendiéndolo a capa y espada el actual servicio que dan, ante el hipotético, presumible y malévolo plan de “Ahora Madrid” de convertir las instalaciones en huertos y granjas ecológicos en perjuicio de los elitistas y clasistas deportes de base que allí emergen y practican. Una falacia más que corre como la pólvora entre ese mundo de clase alta que nosotros solo conocemos por programas en la TDT o por haber cumplido servicio a sus agraciadas vidas. Entre ellos es “sumo” creíble este tipo de noticias, en su realidad virtual están sintiendo que los pobres toman poder y el “odio social” les hará despojarles de sus privilegios o algunos ya anuncian quema de iglesias, o expropiación de ahorros o cualquier tipo de propiedad privada. El caso es que no voy a hablar de este tipo de campañas que algunos se creen por absurdo que parezca y sin aun haber tocado poder… Pero si, del mundo clasista de esa gente que cree ser superior a los demás solo por tener dinero o bienes tangibles por estirpe o por herencia, y que los que trabajamos para ellos, debemos ser sirvientes sumisos o esclavos al creerse dueños de nosotros mediante un contrato, la mayor parte de las veces “mal pagado”. En algunas de las tiendas donde presté servicio en mi anterior empresa, se situaban en barrios o distritos de “elite” económica y por lo tanto gente que se cree que te puede pisar o vejar a su antojo por “Pagarte tu sueldo a ti y a la cajera”, como me dijo una senil momia, tras corregir una errada afirmación suya, tras comprar 0´35 céntimos de paraguayas ó aquel otro tipo que espetó, “Con todos los parados que hay cualificados y por el mismo precio que tú” a un aprendiz de charcutero, pues no le sirvió a el primero … Pues a eso nos han abocado con su ley , a no tener oportunidad de aprender, pues hay gente cualificada, tan desesperada que acepta el trabajo sin chistar aun a costa de su categoría como profesional. Ver a una señora mayor “arrear” cual perra callejera, con su bastón a una reponedora, agachada llenando la balda más baja del estante, en vez de rodearla, o pedirla con la educación que se les presupone a su clase, que se aparte. Aunque en barrios, aunque sea de nivel alto, hay de todo tipo de personas. En lo referente al CCVM a ese tipo de “bastiones” es donde se ve la mas potenciada forma de ese tipo de personas, allí se hace patente que si no eres sirviente, ni de su clase, estas usurpando su mundo y mancillándolo con nuestras encallecidas manos. Por otro lado si allí sirves como trabajador, tarde o temprano serás el Yunque a sus soberbios deseos, a sus frustraciones diarias y como martillos, te machacaran a golpes de voz, a gritos o a maltrato psicológico en algunos casos (según sea la fortaleza de la persona amartillada). Es la tónica diaria, algunos desde el primer día, por su actitud autoritaria, Otros al recordarles alguna norma que se estén saltando y les siente mal el sugerir que la están quebrantando,, Otros cuando al ejercer tu trabajo, se sientan invadidos en su espacio vital, otros por itinerante frustración pasajera y otros por simplemente venirse arriba delante de algún invitado o compañero abonado que les acompañe, el caso es que si no un día otro, y al menos dos veces en semana tenias que “lidiar” con este tipo de trato o actitud, llevándote alguna mordida y teniendo que tragar orgullo para que no hubiera perjuicio si querías mantener tu puesto, teniendo que hacer “masters” en mano izquierda para manejar situaciones en muchos casos que no se dieran cuenta que les hubieras ganado verbalmente para así no herir su orgullo, pues podrías tener las mismas consecuencias de despido. Ejemplos vi, y ejemplos me contaron, como cierto trabajador que asusto con su vehículo el caballo de cierto “grande de España” el cual circulaba por medio de la calzada en vez de por el sitio habilitado a los equinos… este señor grande en nombre pero de baja moral como persona, fue a gerencia y sin tener ninguna razón a su favor, exigió el despido de este trabajador. Montarte “pollo” por pedir el carnet de abonado a los supuestos cinco niños que traes en el coche con la respuesta de “es que son mis hijos”, pues “si son sus hijos deben tener carnet todos” y no veo su acreditación. Montarte “Pollo” por cobrarle a una visita, que por consiguiente la norma que todos saben es que les tienes que cobrar para que no se haga popular el sitio y mantener su exclusividad. Montarte “pollo” por retirada de y prohibición de entrada a abonados dados de baja, pero sin ningún tipo de cobertura de apoyo en ningún caso… por ese era la tónica, el trabajador no tiene cobertura en nada y no se mira quien lleva la razón, una queja un despido pues a la “elite” no se le chista pues son los que pagan. Intimidarte, por hacer cumplir las normas, por servir de camarero o limpieza estaba a la orden del día teniendo que jugar con “psicologías ajenas para no pecar” hasta llegar a hacerte un “hombre prudente y bien domado” como el chofer del patrón en “la planta 14” de Víctor Manuel. En ese mundo los sexos, siempre están bien marcados por la disgregación, el hombre con los hombres y las mujeres sumisas y por lo general haciendo cargo de los hijos . Por poner un ejemplo, en el golf (junto con la hípica y el hokey son los deportes mas practicados allí) ellos siempre salen antes, luego los niños, luego ellas y final las niñas, por ese orden y si los hubiera en cada partido. Los hombres salen desde su “tee” y las mujeres presumiblemente mas débiles, salen del suyo que son menos metros y desde donde salen los ancianos si lo desean. También conocí mucha gente buena, en cuanto a abonados se refiere, Pero por lo general , no les importaba quien estuviera en el puesto, mientras estuvieran servidos … unos se apenaron , otros simplemente desorientados preguntaban “ pero mañana vendrá gente nueva”, ó “ ahora hasta que me conozcan vaya palo” como si fuera peor que quedarse sin trabajo Ese es el mundo que se vive en algunos rincones, en el que muchos no son malos pero por desgracia se les enseña de niños a que son distintos a los demás y en algunos casos se crean malas actitudes de distancia social, y en el que otros siendo buenas personas, son ciegos a sufrimientos de semejantes pues su sentir está lejos de nuestro sentir… y eso es lo que les da miedo a muchos, pues utilizar el miedo es muy fácil, que van a venir los comunistas y la anarquía reinara en el reino de “Felipe sexto” , les despojaran de sus vienes y quemaran sus pertenencias y como en este caso, escucharon a alguien decir que es un club elitista y se utilizo la ignorancia para germinar el miedo, cuando la propia Carmena, dijo en la radio “que no habían planteado nada sobre el club en ningún momento” Aunque seguramente tienen miedo, pues los terrenos del CCVM son terrenos del ayuntamiento y por lo tanto podría visitarlos cualquier persona sin necesidad de pagar entrada por ir no tener que abonarnos (otra cosa seria la utilización de las instalaciones allí edificadas). Como digo demasiada distancia social que genera un mundo, mundo de clases que llega hasta sembrar recelos entre antiguos abonados y nuevos socios pues les consideran nuevos ricos y por lo tanto no dignos de utilizar esas instalaciones que creen ya suyas. Me ha salido una entrada con mucha mala baba, pero cansa tanta mentira y lo servilistas que nos estamos haciendo para ciertas estirpes, aunque que les de miedo a ellos, puede tener su razón, pero que les de miedo a trabajadores o parados si que lo veo irreal