viernes, 15 de mayo de 2009

DOS AMIGOS




DE AMISTADES VERDADERAS

En la puerta del videoclub... se juntan muchas (demasiadas a veces) personas que se toman una cervecita en compañía de este animal que os escribe.
Será por saber escuchar o por saber decir la palabra concreta en el momento adecuado.

Dos de ellos son Grabiel e Isaías.
Grabiel es un señor de 86 años, que a base de buenos movimientos de su mujer, al administrar su dinero ganado en la Vaquería de Torrejón. Ha conseguido tener un buen patrimonio personal.
Isaías es un oficial del ladrillo de 70 años que por su esfuerzo personal y por sus pequeños pecados en "B" también ha conseguido un patrimonio, mas su pensión es muy inferior al primero.
Ellos son políticamente opuestos, a la par de que son personalidades encontradas... Es decir uno es del PSOE y el otro añorado del chache paco, uno es introvertido sin hablar por no pecar y el otro con personalidad arrolladora que contagia buen humor donde va.

Pues como una vez nos enseño "Ángel se fija" (Personaje del Jueves) el amor y la amistad se puede medir por la distancia del sitio donde te encuentras con la persona...
Es decir que los dos de Torreón de toda la vida y ha tenido que ser en este pueblo (donde ambos viven ahora) donde han forjado una gran amistad, sobre todo hablando de sus tiempos mozos en su pueblo de residencia en su juventud.

Hace unos tres meses, coincidieron los dos en hacerse revisión medica... Dándoles a ambos sendas noticias:
Uno la versión oficial es una hernia, que por edad (o algo mas) podría ser serio.
Otro con cáncer de colon muy avanzado.

Durante estos meses he vivido con ellos, sus miedos (Individuales y en conjunto) Como perdían la esperanza por la cantidad de amigos ya fallecidos por circunstancias parecidas.Como se derrumbaban en el momento de intentar afrontar la maldita verdad. Como recordaban a hermanos, primos y amigos que desaparecieron por dolencias parecidas y como por casualidades de la vida, coincidían por horas de diferencia en su operación quirúrgica... despidiéndose redundantemente durante (sobre todo) los tres últimos días.
Salieron con buena esperanza de sus violaciones corporales, mas se les nota el estado de decadencia que les queda después de ambas operaciones.
Es obvio que me he interesado por los dos, por la amistad que me une a ellos en estos últimos años.
Después de 15 días Grabiel Bajo el lunes, para comprar su pan como siempre y ya el martes bajo el otro de nuestros héroes de hoy y después de contarme su penuria en el hospital y por sus heridas. Apareció grabiel y sin mediar palabra ninguno de los dos se fundieron en un abrazo... Silencioso y sincero abrazo y viendo esa escena fue cuando comprendí la gran amistad que les une y que ninguno de los dos creía ver al otro después de su operación... Los dos creían que no volverían a verse en la calle.
Yo como soy (además de un animal) un poco tonto, tuve que entrarme en la tienda para que no me notaran que me emocioné al verles en tan agradecida acción.

Espero que los dos vengan durante muchos años, a beberse su cervecilla y a seguir contándome sus ebrias aventuras en los años 40,50,60,70 y 80
P.D. a mi nuevo amigo decirle que prefiero ser un animal que ser humano con sus ideales