lunes, 9 de abril de 2012

DENTRO DEL LABERINTO 2

Cada día me sorprendo más de lo que podemos hacer o creer en ciertas circunstancias... me estoy refiriendo al dicho de "Una mentira dicha muchas veces repetida, Puede llegar a ser creída" Todo esto es para llegar a escribir sobre la segunda parte de mi escrito "dentro del laberinto" (en pasadas semanas). El primer ejemplo lo estamos teniendo estos días con un equipo de futbol que en estos momentos está siendo "llevado" por un tipo de estos que ya he comentado en ocasiones. Mucha personalidad y fuerte carácter, además que una vez entrado en su "Roll" el subordinado ha de acatar sus órdenes, en relación a su forma de actuar ya que su forma de pensar es del todo simbiótica. (Ojo, que no me refiero a la labor de un Míster cualquiera, que debe crear piña y hacer de sapiencia una biblia para sus jugadores) Me refiero a que su labor es autodestructiva para consigo y solo le pueden llevar a seguir sus tesis, la gloria que puedan tener en ese proyecto solo que cuando les llega el declive su caída es mortal en su profesión y muchos de los que más les han defendido llegan a ser sus peores detractores. Pues la institución que aman puede llegar a ser devaluada y vapuleada por sus acciones o palabras. Os preguntareis como alguien que tiene pensamiento propio llega a entrar en ese camino... pero a base de repetir se puede llegar a creer en un falso ídolo. El segundo ejemplo que os cuento es "El caso Salvador"... Una vez a un conocido le fueron a "cortar la luz"... llegando en el momento en que se efectuaba tal acción por el empleado de turno "Salvador".... Por (como dije antes) su personalidad y carácter le llevaron a entablar una pequeña conversación entre mi conocido y dicho empleado... al poco de la tertulia ya amigable, el operario que era el de la zona de hacia años, decidió dejar su luz en paz, advirtiéndole que en una semana otro operario vendría a hacer el trabajo que él no había realizado y que a su entidad pasaría la nota como que no le había dado tiempo. Y así, presumiblemente pagar la facturas pendientes... el truco fue que estuvo un mes y medio más con luz hasta que le quitaron el contador definitivamente y las dos veces que vinieron entre las dos fechas hizo lo mismo con los operarios que vinieron solo que poniendo a "Salvador" (primer operario) como conocido de toda la vida y que no solo le hacían el favor a mi conocido sino que también por extensión se lo hacían a su compañero "Salvador" por esa presumible amistad. No solo eso, cada vez que alguien le alude algún problema con la compañía eléctrica aludía a dicho trabajador para aliviar tensiones... Y utilizo un simple nombre hasta que conoció otro nombre que le sirviera mí. Salvador se llevó alguna bronca de sus jefes Con esto no me refiero a criticar una institución como el equipo en cuestión.... Me refiero a que sus propios jugadores se creen ellos mismos que cargar contra otras instituciones haciendo un “efecto mariposa” sobre todos los grandes aficionados de ese equipo se pongan de su lado en una imaginaria guerra que ha empezado el embaucador en cuestión. Pueden llegar a hacer más daño que lo que pueda contener de verdad esas declaraciones (por ejemplo enfadar a los árbitros). Ahí está de ejemplo Clemente Con esto no me refiero que Salvador sea mal empleado pero si a que si dejas por compasión o amabilidad de hacer tu trabajo te puedes llevar el disgusto de que en un tiempo ese favor se vuelva en tu contra, por las mal uso que se ha dado a dicha acción. Pues embaucadores, mentirosos y sectas están al acecho de todo punto de bondad. Que siempre que estas personas se crean sus propias mentiras, nos las creeremos con más convicción que si fueran verdad