miércoles, 23 de mayo de 2012

AL DENTE (parte 2)

Estamos llegando al punto, dadas las circunstancias que en la que nos estamos moviendo y las desesperanzas que estamos viviendo ... Que podemos llegar a tener la tentación de pagar nuestras frustraciones con gente que en principio no tiene nada que ver con nuestras conclusiones circunstanciales, y el primer ejemplo que tengo es el mi persona... Hace un año que mi "hartazgo" con mi situación... la arrastrada y la que estaba transciendo, era tal que le autodestruía con excesos para no tener que estallar en y decir varias verdades a más de uno, que veía que se aprovechaba de la debacle de esta sociedad (lo digo muy genéricamente, aunque el caso era mas de diario) Y una de las cosas que me hizo reaccionar fue una frase que en un par de meses me hizo recapacitar.... "Ángel, es que tú no eres así", en estos días y después de haber "purgado" basura de mis pensamientos, al haber alejado esa vida que no quería para mi, por dañina.,.. Sigo metido en lo que podemos denominar ahora una vida normal, casi precaria y con indignación. A lo que quería llegar, es que ahora puedo utilizar el "sarcasmo" y la "sátira" para poder regatear los abusos o el ímpetu soberbio de algunas personas que no son nada, pero que solo por tener trabajo fijo se creen que su nivel de vida es más pulcro que el tuyo. Sin pensar que por altivez, puede que haya alguien que este cansado de aguantar estupideces de terceros. En el trabajo, que estuve hace unas semanas, había un encargado de obra, que quería hacer la puñeta a todas las contratas que allí obrábamos... un día se metió conmigo en concreto para atacar a mi empresa contratante, como ya estaba advertido de la actitud de esa persona, no le hice aprecio y pasó con fotos mutuas de la posible negligencia... esa tarde al hablar con el "jefe de obra" y ver que estaban breando a mi jefe de grupo, decidí exponer que yo también tenia fotos de el hecho que estaban acusando... El Encargado, se lio a gritarme y a increparme, lo cual y como digo pase a ebullición en un segundo y grite yo también... después de calmarnos y hablar de lo bueno y malo del hecho imputado... y al quedarme solo con dicha persona, le pedí disculpas y le dije que "mi trabajo está bien hecho" pero que aun así es absurdo que por un simple hecho de trabajo pudiera exponerse a que le partieran la cabeza... "Porque has dado conmigo, que no soy violento... Pero das con otro y tienes un problema". Desde ese día me trato con una suavidad y un respeto que no mantuvo con ningún trabajador de esa obra. En una visita que hice a una ETT me atendió una chica, que con soberbia digna de Aznar y parece ser que porque mi presencia un viernes a las 5 de la tarde les ofendió... me insto a que "Los días de dar currículos son martes y jueves de 9 a 14 horas" con voz de esas de que les estas dando asco hablarte, y eso que no iba a dar el curricular , solo a informarme de por qué no aparecía en sus archivos ya que ya estuve dándome de alta. "perdone la molestia, muchas gracias y feliz año a todos" fue mi despedida pero con tono jocoso e hiriente.... Y en mis varias visitas al INEM, me ha tocado un gafas estúpido que me alargo los trámites todo lo que pudo, pidiéndome absurdeces, con apagado ímpetu. En otra la muchacha me resolvió en un rato lo que el "gafas" no hizo en 4 visitas. Y hoy me ha vuelto a tocar un ser estúpido y resentido que me ha vuelto a hacer parecer que me trataba como falto de neuronas y estorbo para la sociedad en general, aunque si por mí fuera no les vería la cara nunca. Y vuelvo a preguntar en general, podemos estar artos de nuestra situacion, economica laboral o sentimental, pero no cuesta nada ser algo más afable con los que atiendes. Pues no sabes si el que atiendes esta mas arto que tú de "su" todo en general. Y ahí empezaría el problema.... ¿Hasta donde puedes llegar a ser soberbio con la gente que tienes que atender?, como para jugarte que te esperen cuando salgas de trabajar y te rompan la faz por estúpido trato. Entiendo que hay horas de almuerzo, cafés varios y cigarritos. Entiendo que puedes llegar a mantener distancias afectivas con quien por necesidad circuncida tu espacio laboral. Entiendo que muchos somos muy pesados.... Pero de verdad que dan ganas de agredir a más de un funcionario.